GUÍAS TURÍSTICOS VOLUNTARIOS – Ser o no ser… (guía)

mayo 3, 2010 15 Por Guias Turisticos

Ayer leí un artículo cuyo titular era: “Los guías turísticos voluntarios se extienden por España, soliviantando a los guías oficiales”. (Por favor, imprescindible leerlo antes de seguir con este artículo. Nos vemos en 5 minutos).

¿Ya está? Perfecto, continuemos.

Como suele pasar, hay opiniones en contra y opiniones a favor, que afirman que este tipo de iniciativas ponen en valor a nuestros mayores, que muchos son o han sido profesores de historia del arte, que guían en lugares donde los guías profesionales no suelen prestar sus servicios, etc.

No sé qué lugares serán esos donde no llegan los guías profesionales pero sí los jubilados voluntarios (que un guía no viva en un lugar no quiere decir que no esté dispuesto a desplazarse a ese lugar para ofrecer sus servicios).

El otro día asistí a una ruta (en Valencia) realizada por uno de estos guías voluntarios. Sus conocimientos sobre Blasco Ibáñez (tema de la ruta) eran inacabables.

Fue una lástima que esta persona, cuando se dirigía al grupo:

1 – Diera la espalda a más de la mitad del grupo.

2 – Su tono de voz estuviera muy por debajo de lo que requería la situación (y esto combinado con el anterior punto…pues imagínense).

3 – Expusiera sus conocimientos sin orden coherente.

4 – Cuando llegaba a un punto comenzara a hablar sin esperar al resto del grupo.

Decidió entrar en el Mercado Central de Valencia (una maravilla, por cierto) ya que, según sus propias palabras, “aunque no tenga nada que ver con la ruta, es muy bonito”, y perdió a medio grupo dentro…

Laurence Olivier, en "Hamlet" (1948)

Laurence Olivier en "Hamlet" (1948)

En fin, que nuestros mayores tengan muchos conocimientos no quiere decir que se les dé carta blanca para guiar.

Como decía Hamlet, ser o no ser…guía… esa es la cuestión. Ser guía NO es igual a ser una enciclopedia, y NO SER guía no se compensa con  “haber vivido mucho y ser muy sabio”. Ser guía turístico es otra cosa. Como sigamos así, entre taxistas que hacen de guías, jubilados que hacen de guías…, al final la profesión va a estar más muerta que la calavera de Hamlet.

VIVAN las iniciativas encaminadas a la integración de nuestros mayores, pero nunca a costa de desprofesionalizar una figura ya bastante minusvalorada como es, a veces, la del guía turístico.

Comparte